¿Cómo acabar con los malos hábitos?

Hola, si has notado que tienes algunos malos hábitos de los que te quieres deshacer y no sabes cómo, este post es para ti, y si crees que no tienes ningún mal hábito, entonces este post también es para ti.

Ya sea gravites hacia la mesa de los dulces, sientas la necesidad de siempre tener la última palabra de la llamada telefónica, te comas las uñas, no puedas dejar de ver tu celular o cualquier otra cosa que consideres que deberías dejar de hacer, hoy te traigo una técnica de tres pasos para lograrlo.

Está basada en mindfulness o consciencia plena y, de acuerdo a las investigaciones del psiquiatra Judson Brewer, puede ser utilizado incluso para romper adicciones. Estas, y los malos hábitos, se forman porque el cerebro va guardando la información de lo que nos gusta y no nos gusta, lo que nos hace sentir bien y lo que no, generando patrones de pensamiento y por ende de conducta. Veo comida, me la como, me siento bien; de modo que la próxima vez que me siento estresado mi cerebro recuerda que hay algo que me hace sentir bien, a medida que repetimos y repetimos, esto se convierte en la “solución” automática, es lo que hay que hacer.

La técnica se centra en la curiosidad, en notar las sensaciones corporales que suceden en nuestro cuerpo cuando sentimos la necesidad de iniciar nuestro mal hábito. En lugar de estar pensando “no debería hacer esto” o “por qué no puedo dejar de”, nos concentramos en el momento presente, entendiendo que estas sensaciones corporales van y vienen y que es más fácil “administrar” estos pequeños momentos que la idea completa de eliminar el mal hábito. Lo que hace que tu cerebro “salga” del modo automático y puedas dejar ir el antojo.

Para lograrlo sigue estos tres pasos:

Nota el impulso: En lugar de ver el foquito del teléfono e impulsivamente tomarlo para contestar, date cuenta conscientemente que estás sintiendo esa urgencia.

Investiga con curiosidad: toma un instante para identificar todas las sensaciones corporales que estás experimentando, tal vez algún sentimiento o pensamiento emergen también. Es importante que no juzgues, sino que mantengas una actitud de curiosidad.

Déjalos ir: deja ir estas sensaciones corporales con alegría, intencionalmente con alegría. De esta forma empezaras a transformar tu patrón de comportamiento.

En ocasiones nos enfrascamos en el “así soy”, cuando en realidad son comportamientos aprendidos que podemos cambiar, de acuerdo a las investigaciones este ejercicio te puede ayudar a re cablear tu cerebro y modificar esos patrones conducta que no te hacen bien, no te gustan o simplemente ya no quieres. Espero te sirva y recuerda que la práctica hace al maestro.

¿Qué opinas?